spacer.png, 0 kB

Subscripción al boletín






Facultad de Derecho
Campus de Teatinos
29071 Málaga


Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla


spacer.png, 0 kB
spacer.png, 0 kB
Recortes de Prensa

El exilio británico en España aguanta la respiración

COPE, 23 | 06 | 2009 - Reportaje

La recesión y la caída de la libra ponen en dificultades a los ingleses y obligan a muchos de ellos a hacer las maletas

John y su familia se trasladaron de un piso en un barrio industrial del Este de Londres a una vivienda unifamiliar en Camposol, un pequeño pueblo residencial cercano a la costa de la Región de Murcia. El objetivo era disfrutar tranquilamente del sol y la playa, pero John dice que últimamente anda más pendiente de su bolsillo. De momento mantiene el empleo, pero cuenta que su hija ha tenido que despedirse este curso de varios compañeros de colegio que han regresado con sus padres al Reino Unido. Camposol respira pero no le sobra el aire. Demasiada calma, demasiadas viviendas en venta.

John y el resto del exilio británico en España afrontan dos problemas: la recesión mundial, que no conoce clases ni fronteras; y la caída de la libra esterlina, un contratiempo exclusivo de los británicos que está obligando a muchos compradores a deshacer el sueño de sus vidas. La confluencia de ambos factores ha puesto contra las cuerdas a los 354.000 británicos que residen en España (datos de 2008 de la Unión Europea) y también a sus 200.000 compatriotas que prefirieron establecerse en Francia, el segundo destino en número de los nacionales del Reino Unido. En sólo dos años, la libra ha pasado de valer 1,50 euros a 1,16 euros, hundiendo el poder adquisitivo de los británicos

En enero de 2007, la libra se cambiaba a más de 1,50 euros. Sin embargo, el pasado diciembre la libra se hundió hasta alcanzar la paridad con el euro. La moneda inglesa sólo ha logrado desde entonces recuperarse ligeramente hasta los 1,16 euros, donde ambas divisas se mantienen estables. Las fluctuaciones han desplomado el poder adquisitivo de los británicos que obtienen sus ingresos en libra esterlina —pensión o venta de primera vivienda, por ejemplo— y los españoles son ahora los que viajan a Harrod´s para encontrar gangas. España ya no es tan interesante.

Las dificultades se notan especialmente en las calles de Camposol, una villa de 7.000 unifamiliares con piscina creada en medio de la nada a finales de los 80, con la vista puesta en británicos de clase media-baja, donde la propiedad más cara no llega a los 300.000 euros. Al centro comercial de Camposol le falta la chispa que tenía en 2005. Los bancos tampoco reparten hipotecas a los británicos tan alegremente.

Reducción de gastos

Allan y Jud resisten. Allan, consultor escolar jubilado de un condado próximo a Newcastle, asegura que hay dos grandes grupos de británicos en España: “Unos son las personas mayores, como nosotros, que dejamos el Reino Unido para establecernos aquí y compramos casa sin hipotecarnos y tenemos una buena pensión, suficiente para vivir. Y luego están los que llegaron con pensiones bajas y pidieron una hipoteca, y los jóvenes que vinieron a trabajar para poder vivir aquí”. Este segundo grupo, el de los pensionistas en apuros y el de los extranjeros en edad de trabajar, es el que lidia con escollos que no esperaba cuando el avión tomó tierra en Levante o la Costa del Sol.

La pensión de Allan es buena pero ha visto como se reducía un 40% en dos años. Allan y Jud admiten que han tenido que reducir su nivel de gasto para poder llegar a fin de mes, y aseguran que muchos de los restaurantes y pub ingleses que frecuentaban han tenido que bajar la persiana por falta de clientela.

El paro está haciendo el resto. John, de 41 años, casado y con tres hijos, trabaja de instalador de aire acondicionado: “Los pedidos han caído. Está claro que la situación afecta a todo el mundo, no sólo a los españoles, y la clientela nuestra es británica. Si se van la cosa empeorará. Pero yo soy de los que no piensa volverse al Reino Unido, aunque me quede en la calle”.

Jane Marie Holmes tiene las paredes y el escaparate de su agencia inmobiliaria, Holmes & Pegg, repleta de viviendas de Camposol en venta. “Aún viene gente a interesarse por algunas casas pero no es como hace unos años. Las pensiones británicas ya no tienen el mismo valor en España, y los jóvenes que quieren venir para quedarse a trabajar no encuentran empleo. Incluso los que se interesan se encuentran luego con las dificultades para conseguir un préstamo”.

Gerard P. Rees, agente de otra inmobiliaria, Mercers, es más optimista. Cree que muchos británicos con problemas están volviendo al Reino Unido porque allí tienen derecho a una mayor cobertura asistencial y encuentran la ayuda de sus familias. Sin embargo, asegura, siguen llegando compatriotas. “Tenemos 200 casas en venta. Los precios han caído un 25% en el último año, así que, es un buen momento para encontrar ofertas”, opina Gerard. “Se van muchos pero también hay gente interesada en las casas que quedan libres. Yo vendo bastante”.

Mientras la economía busca brotes verdes, la clave para vaticinar variaciones en la tendencia va a aportarla el mercado de divisas. Los británicos no le quitan ojo. Puede darles un respiro u obligarles a hacer las maletas.

Fuente original

No Comments

Add your own comment...

Calendario Entradas

Abril 2021
Mo Tu We Th Fr Sa Su
« Dic    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Categorias y Archivos

CategoriasArchivos



spacer.png, 0 kB
spacer.png, 0 kB
spacer.png, 0 kB