spacer.png, 0 kB

Subscripción al boletín






Facultad de Derecho
Campus de Teatinos
29071 Málaga


Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla


spacer.png, 0 kB
spacer.png, 0 kB
Recortes de Prensa

Sol, playa y prótesis de cadera atraen a jubilados europeos

La Razón, 16 | 11 | 2009 - Noticia

España sólo recupera la mitad de los 55 millones que factura por la asistencia sanitaria a extranjeros. Médicos y economistas alertan de que las zonas más turísticas están desbordadas por la asistencia a visitantes

«Aquí no se le pregunta a nadie la procedencia. Primero se le atiende y después se pregunta. Si tiene que pagar, se le cobra, pero después». El que lo explica es Tomás Toranzo, presidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias, Semes, y se refiere, por supuesto, a las urgencias de los hospitales españoles.

En estos servicios, además, los pacientes no se encuentran con las «trabas» que se les pone en otros países. «En Reino Unido, por ejemplo, hay ciertas trabas a pacientes fumadores, obesos o alcohólicos. Aquí no las hay, y la cartera de servicios es casi ilimitada», explica Toranzo.

Menos espera

Fuera de las emergencias, las intervenciones quirúrgicas tienen lista de espera, pero no suele ser superior a los dos meses, un tiempo inferior al de muchos países europeos. En los casos en los que hace falta una prótesis, como en las operaciones de cadera, la sanidad pública se encarga de pagar la intervención y la prótesis, mientras que en países como Alemania el paciente es el que tiene que sufragar el implante. En el caso de que se recurra a la sanidad privada, las operaciones también pueden salir más baratas que en el resto de Europa. O al menos eso es lo que ofertan numerosas páginas web dirigidas a captar «turistas», a los que ofrecen «paquetes» de hotel, playa y operación.

Por si fuera poco, en nuestro país los medicamentos son gratuitos para los mayores de 65 años, y están entre los más baratos del continente para el resto de la población. Con este panorama, no es de extrañar que a numerosos extranjeros occidentales les salga «médicamente rentable» bien venirse a vivir a España bien pasar temporadas en el país.

Así lo admite la directora general de Planificación de la Consejería de Salud de Andalucía, Celia Gómez. Aunque explica que el Estado y las comunidades autónomas facturan la asistencia sanitaria a los países de procedencia de los pacientes, reconoce que hay lagunas y que comunidades autónomas como la suya, con zonas eminentemente turísticas, difícilmente recuperan lo invertido en tratar a los turistas.

Dentro y fuera de España

Así lo demuestran las cifras del año pasado. España facturó 55 millones de euros por la asistencia a extranjeros. Recibió la mitad: algo más de 27 millones, explica Gómez, porque de la cantidad total también se detrae la asistencia a españoles en los países a los que se factura. Sin embargo, en Andalucía, Comunidad Valenciana, Baleares o Canarias, las cuentas no salen. Y eso, sin contar con que muchos actos médicos dirigidos a extranjeros nunca se llegan a contabilizar.

«Se nos escapan muchos, porque no tenemos un sistema sanitario orientado a facturar y cobrar», reconoce la directora de Planificación. «Hay mucho que mejorar. A veces, parece que da vergüenza facturar una atención, pero no tenemos por qué regalar nada a otro país», señala. Algunos hospitales, como el de Costa del Sol, en Málaga, están acostumbrados a estas prácticas –factura un tercio de todas las atenciones de Andalucía, que a su vez suponen la mitad de las que se llevan a cabo en toda España–, pero en otros aún no hay un protocolo estandarizado.

Como resultado de estas lagunas en el sistema de facturación, «desde hace cinco años se vienen detectando numerosos casos de personas que llegan a España como turistas, pero que, en realidad, vienen a recibir asistencia sanitaria aprovechando el nivel de cobertura del Sistema Nacional de Salud». Así lo recoge un informe sobre Sanidad e Inmigración elaborado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería de España.

De acuerdo con este informe, el perfil del «turista sanitario» es el de un jubilado o mayor de 50 años procedente de «un amplio abanico de países», principalmente Alemania, Reino Unido y Bélgica. Generalmente, se instala en zonas de litoral de la Comunidad Valenciana o la Costa del Sol. Las intervenciones que más demandan son la implantación de prótesis de cadera y la instalación de puentes coronarios, de acuerdo con el informe del Consejo de Enfermería.

Autorización en origen

La legislación europea supedita estas intervenciones en el extranjero a que respondan a una patología previa y que cuenten con la autorización de los organismos sanitarios del país de origen. Es decir, a un turista que sufra una apendicitis en su estancia en España habría que operarle, porque es urgente. Pero no de una hernia o una cadera. Para esquivar esta norma, «aprovechan, por ejemplo, una crisis aguda de una patología que padecen desde hace tiempo para presentarse en urgencias, donde son examinados y operados si es necesario», asegura el informe. Toranzo explica que estos casos no son la tónica general, pero pueden existir. «Urgencias no es un sitio donde se curen patologías crónicas, salvo si se agudizan», señala.

En suma, la buena atención médica que se recibe en España atrae a turistas, bien como factor añadido para elegir nuestro país como destino, bien para venir específicamente a una consulta médica. Es lo que se desprende de la explicación de Joan Gual, presidente del Colegio de Médicos de las Islas Baleares. En su Comunidad Autónoma, con un 20 por ciento de población extranjera, «se recupera una parte muy baja de lo que se factura».

Efecto llamada

Proporcionalmente salen, incluso, peor parados que Andalucía: el gasto en 2008 fue de 12 millones y recibieron tres. «Les ofrecemos una excelente sanidad y esto tiene un coste alto. Por ello, al igual que con la inmigración, se produce un ‘‘efecto llamada’’». Lo que no se recupera es el gasto en medicamentos. La factura en farmacia representa alrededor de la cuarta parte del presupuesto de las comunidades autónomas en Sanidad. Los jubilados extranjeros no pagan aquí sus medicinas y los más jóvenes, sólo parcialmente. Fuera de nuestras fronteras, los turistas españoles sí tienen que pagar por los fármacos que consumen.

Fuente original

No Comments

Add your own comment...

Calendario Entradas

Abril 2021
Mo Tu We Th Fr Sa Su
« Dic    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Categorias y Archivos

CategoriasArchivos



spacer.png, 0 kB
spacer.png, 0 kB
spacer.png, 0 kB